Rinomodelación y rinoplastia ¿tratamientos diferentes?

Modificar la punta de la nariz, mejorar el aspecto del caballete o eliminar definitivamente eso que comúnmente se conoce como “nariz de bruja” son problemas que podemos solventar sin cirugía, utilizando una técnica llamada rinomodelación.

Se trata de un procedimiento no invasivo mediante el cual se modifica el aspecto de la nariz del paciente mediante la implantación de un producto biocompatible en áreas concretas, produciendo un cambio en la forma y armonía del apéndice nasal.

Cerca del 80% de los problemas de configuración de la nariz pueden resolverse fácilmente sin necesidad de una intervención quirúrgica. La rinomodelación se lleva a cabo utilizando únicamente un anestésico local y, tras concluir la sesión, el paciente puede volver a su vida cotidiana porque no es necesaria su hospitalización.

La rinoplastia tradicional, la quirúrgica, requiere el uso de anestesia general, lo que implica ciertos riesgos: Posibles complicaciones con la anestesia, aparición de infecciones, problemas de cicatrización, mayor tiempo de recuperación y la necesidad de solicitar la baja laboral. Además, siempre existe la posibilidad de que los resultados de la cirugía no sean los esperados.

Además, la rinomodelación, por tratarse de un método muchísimo más sencillo que la cirugía, es lógicamente mucho más económico. Si te interesa saber si tu caso concreto puede ser resuelto mediante esta técnica novedosa, puedes pedirnos una cita en SteticNose, una clínica de medicina estética en Madrid centro especializada enrinomodelación, y el Dr. Pedrero te indicará si podemos ayudarte.

Compartir en Redes Sociales