Evolución de la Rinomodelación por sesiones

 

    Esta es la foto inicial, aquella nariz con ese gran caballete que pueden apreciar, es con la que vino el paciente a mi consulta.
     En la primera visita informativa, se le sacan fotos al paciente, las cuales se modifican con un programa informatico para que el paciente pueda valorar si la propuesta que le hacemos se ajustan a sus deseo antes de realizar la rinomodelación. De esta manera en la visita informativa pueden aunarse los conocimientos medico-estéticos del Dr. con los deseos del paciente en una visita personalizada. Las fotos sacadas en esta visita informativa, tanto las originales como nuestra propuesta fotográfica, pueden ser enviadas al paciente para que este decida tranquilamente en su domicilio si el cambio es de su agrado.
     

En la misma se han realizado las infiltraciones del producto en distintos puntos nasales para poder subir la punta nasal y modificar el caballete con el fin de dejar un dorso plano.

No obstante se debe ver al paciente nuevamente, más o menos en un mes, porque la nariz tiende a retomar su posición original. Es deir, la punta bajara entre un 5-20 %, pero se solucionará con las siguientes sesiones. El cambio es prudente y secuencial hasta conseguir el objetivo deseado.

Antes de la siguiente intervención se sacarán fotos para que el Dr. pueda evaluar cuanto ha bajado la punta nasal durante el mes transcurrido entre la primera y la segunda sesión. De esta manera puede ajustar la cantidad de producto a utilizar y las alternativas. Una vez hechas y evaluadas las fotos se realizará la segunda sesión de rinomodelación y el paciente podrá valorar tanto con un espejo como con fotos el objetivo conseguido.

Nuevamente el paciente tiene que esperar un mes para la 3º sesión y repetir el procedimiento anteriormente citado.

De esta manera en el caso del paciente A, hemos realizado 5 sesiones, pero quería que no dejaran de valorar que este caso mostrado es un paciente complicado por el caballete tan prominente que tiene y por la tendencia de la punta de volver a su lugar original (ver foto inicial).

     La nariz había bajado un poco de como la habíamos dejado, y se hizo un retoque para dejarla en la posición que queremos, vencer la fuerza de los tejidos que quieren volver a la posición de antes de hacer el tratamiento. Esta fuerza cada vez es menor y se consiguen los efectos deseados finales entre la 3º y la 5º sesión.
   

En esta última foto pueden valorar como ha quedado el paciente A después de 5 sesiones de rinomodelación. El dorso recto (sin caballete) y la punta en su sitio (haciendo un ángulo de entre 90º-100º en el caso de un hombre).

Como pueden apreciar, se ha realizado el arreglo de una nariz aguileña prominente. Este tipo de pacientes podría hacerse una rinoplástia, pero el ha preferido hacerse una rinomodelación para obviar los riesgos anestésicos, el postoperatorio y las posibles secuelas.

Compartir en Redes Sociales